Los tiempos han sido complicados durante la pandemia, hay algunos negocios que cerraron y otros tantos que tuvieron que adaptarse a este nuevo estilo de vida, pero ¿qué pasa con las funerarias?

En la actualidad a los servicios funerarios se les ha exigido que cumplan con el mejor protocolo para brindar a sus clientes una atención adecuada, además de las mejores normas de sanidad en cuanto a fallecidos por COVID-19.

Las normas dicen que los decesos por enfermedades infectocontagiosas deberán de tener como destino final la cremación.

Debido a la pandemia de COVID-19 se solicita que los sitios de velación y crematorios se mantengan en sanitización constante.

Es importante recordad que, durante los semáforos más altos de la pandemia, se solicitaba que el aforo en estos lugares fuera menos al 20 %, sin embargo, durante el semáforo verde, el aforo ya no es limitado, pero se sigue recomendando tener las medidas de sanidad adecuadas para conservar la sanidad y sobre todo proteger la salud de los asistentes.

Los protocolos que se manejan dependerán de la funeraria y de los paquetes contratados por los familiares, sin embargo, es importante mencionar que las medidas de sanidad deberán ser lo más apegadas a las indicaciones de la secretaria de salud, esto para evitar más contagios.