Un crematorio es un conjunto de instalaciones en donde se llevan a cabo la incineración o cremación. En la mayoría de los casos las empresas funerarias son dueñas de estas instalaciones.

¿Cómo funcionan los crematorios?

Los crematorios funcionan de una forma relativamente sencilla, es muy similar a la de un tanatorio, incluso en algunas ocasiones estos dos términos se pueden llegar a confundir.

Un crematorio es un lugar en donde se puede velar al difunto para posteriormente proceder a la cremación y a la entrega de cenizas. En este proceso los encargados de la funeraria son los responsables de proporcionar a los familiares los trámites y la información necesaria para realizar todo el papeleo.

¿Cómo surgieron los crematorios?

En la antigüedad cuando había un difunto, las cremaciones se realizaban al aire libre y utilizando el carbón como el único combustible. Pero durante la Revolución Industrial se desarrolló el horno crematorio.

Es importante recalcar que, en 1963, el Papa Pablo VI prohibió la cremación, y en 1966 permitió a los sacerdotes católicos llevar a cabo ceremonias de cremación.